Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Puedo comer queso con la gota?

La gota es una enfermedad metabólica en la que el organismo tiene dificultades para procesar las sales de urato, afectando principalmente a los riñones y a las articulaciones, lo que puede convertirla en una patología dolorosa. Si te han diagnosticado gota seguramente ya sabes que llevar una dieta baja en ácido úrico es fundamental para evitar que esta enfermedad se agrave y se traduzca en molestias y dolor.

Hay una serie de alimentos que deben evitar casi a toda costa las personas propensas a la gota, otros que pueden tomarse con moderación y, por último, están los que no causan ningún problema.

En cualquier caso, hay una regla de oro que debemos establecer como referencia: baja en grasas, baja en azúcares y baja en purinas. Si la seguimos, podemos controlar la enfermedad. Si no la obedecemos, corremos el riesgo de que la enfermedad se cronifique, con consecuencias desagradables para nuestra calidad de vida.

Los productos lácteos en general pueden ser una buena referencia dietética para la gota, ya que a pesar de su alto contenido en proteínas, son bajos en purinas y azúcares. Se recomiendan los yogures, los quesos y la leche, pero es mejor que sean más ligeros o desnatados.

Pero, a través de complejos mecanismos, ciertos alimentos pueden desencadenar un ataque de gota, aunque no produzcan por sí mismos ácido úrico. Es el caso de los alimentos ricos en ácidos grasos saturados. Así, el queso, la crema agria con más de 15% de grasa, la mayonesa (y otras salsas industriales), la leche entera o la mantequilla deben evitarse en la medida de lo posible para limitar el riesgo de un ataque. Sobre todo, es preferible limitar el consumo de quesos fermentados, como el camembert o el queso azul.

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media 4 / 5. Recuento de votos: 6

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario