Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Cómo controlar el dolor de la artritis?

La artritis puede ser un trastorno complejo que incluye más de 100 afecciones. Puede afectar a cualquier persona y a cualquier edad. La artritis reumatoide y la artrosis son dos de las formas más comunes. Ambas formas tienen causas y factores de riesgo muy diferentes, así como efectos en el organismo. Ambas formas tienen como síntoma más común el dolor articular persistente. El dolor articular puede manifestarse como dolor en la cadera, la rodilla, la muñeca y la mano. También puede causar dolor en otras partes del cuerpo. A medida que envejecemos, el dolor y la inflamación de la artritis no son algo que pueda evitarse. Con el tiempo, las articulaciones se vuelven menos saludables de forma natural. Hay muchas formas de controlar la artritis. Entre ellas están las vitaminas, la medicación y el ejercicio.

Artritis

La artritis puede ser una enfermedad crónica que afectará a su vida durante muchos años. El tratamiento puede cambiar con el tiempo y puede ser necesario ajustar la medicación. Una perspectiva mental positiva y el apoyo de la familia y los amigos pueden ayudarle a controlar la artritis y a continuar con sus actividades diarias. Antes de empezar a añadir vitaminas y suplementos a su dieta, es importante que consulte a su médico. Aunque es poco frecuente, algunas vitaminas o suplementos pueden provocar reacciones adversas a los medicamentos que ya toma. Hable con su médico antes de dejar de tomar cualquier medicamento recetado.

Vitaminas

Los suplementos vitamínicos son una alternativa al consumo de su RDA a través de la dieta.

  • Vitamina B5 - Cuando se combinan las vitaminas del grupo B, actúan de forma óptima, siendo la B5 especialmente buena para reducir la hinchazón.
  • Vitamina B3 - Esta vitamina reduce la inflamación de los tejidos y dilata los vasos pequeños, mejorando la fuerza de agarre, la movilidad de las articulaciones y aumentando el flujo sanguíneo. La vitamina B3 no está recomendada para personas con presión arterial alta, gota u otras afecciones de la astilla.
  • Vitamina B6 - Otra B que reduce la inflamación de los tejidos. La B-6 reduce el grosor de las membranas sinoviales que recubren las articulaciones que soportan peso. Ayuda a reducir el dolor y a recuperar la movilidad en los codos y las rodillas.
  • Vitamina B12 - Esta vitamina tiene muchas funciones. Ayuda a la formación de células, a la digestión y a la producción de mielina.
  • Vitamina C - Esta vitamina actúa como antiinflamatorio, aliviando el dolor y eliminando los radicales libres. La vitamina C ayuda a reducir la inflamación y también forma colágeno, el pegamento proteico que mantiene unidas las células. El colágeno es especialmente importante en el tejido conectivo, que ayuda a mantener sanos los ligamentos, cartílagos y tendones, así como las articulaciones.
  • Vitamina E - Este potente antioxidante protege las articulaciones de los daños causados por los radicales libres y aumenta su flexibilidad.
  • Vitamina K - Esta vitamina ayuda al depósito de minerales en la matriz ósea.
  • Selenio, Zinc - Los antioxidantes como el zinc y el selenio también pueden ser eficaces debido a su capacidad para prevenir el daño de los radicales libres en el revestimiento de las articulaciones. Esto, a su vez, puede provocar la acumulación de líquido, la hinchazón y el dolor asociado. La condroitina es un componente estructural clave del cartílago y desempeña un papel vital en el mantenimiento del cartílago articular.

Conclusión

Estas directrices le servirán de guía para evaluar los suplementos que pueden utilizarse para tratar los síntomas de la artritis. Es posible que encuentre un suplemento dietético que complemente su actual plan de tratamiento de la artritis si sigue los consejos de su médico. La información correcta es todo lo que necesita para saber distinguir los suplementos potencialmente útiles del resto.