Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Cómo tratar la gota en el dedo gordo del pie?

¿Cómo tratar la gota en el dedo gordo del pie? ¡Responda aquí!

Para tratar y prevenir un ataque agudo de gota en el dedo gordo del pie, el objetivo es reducir el dolor y la inflamación. Un alivio inmediato del dolor de gota suele basarse en la administración de medicamentos (antiinflamatorios, colchicina o glucocorticoides), así como en el reposo de la articulación afectada y la aplicación de frío en la zona para aliviar los síntomas. Por lo tanto, puedes hacer

  • Tomar medicamentos, como colchicina y corticosteroides.
  • Beba agua para mantenerse hidratado. Si tiene restricción de líquidos debido a una insuficiencia renal, hable con su médico o dietista sobre la gota y el control de los líquidos.
  • No beba alcohol ni coma alimentos ricos en purinas.
  • Alivie la tensión de la articulación, por ejemplo, intente caminar con un bastón.
  • Elevar la articulación afectada.
  • Aplique una compresa fría para mantener fría la articulación.
  • Busca formas de aliviar la tensión causada por el dolor, como la respiración profunda y la meditación.

Aquí más consejos:

1. Alcanzar y mantener un peso saludable

Perder peso reduce los niveles de ácido úrico y el riesgo de ataques de gota, además de reducir la tensión en las articulaciones. Para conseguirlo, intente hacer ejercicio con regularidad y, si es necesario, ingiera menos calorías. Un nutricionista puede aconsejarle sobre sus necesidades en este sentido.

2. Sí al agua, no al alcohol

Hable con su médico sobre la ingesta de líquidos adecuada para usted. En general, procure beber al menos de diez a doce vasos de agua al día (unos dos litros diarios), sobre todo si padece cálculos renales de ácido úrico. Por otro lado, sería aconsejable reducir el consumo de cerveza (con y sin alcohol) y de bebidas alcohólicas de alta graduación, ya que aumentan la producción de ácido úrico y provocan deshidratación.

3. Compruebe regularmente su nivel de ácido úrico

Si tiene un riesgo elevado de desarrollar gota, es muy importante que se haga análisis de sangre periódicos para prevenir y detectar una posible hiperuricemia. Su médico le indicará la frecuencia con la que debe realizarse los análisis.

4. Compruebe regularmente sus niveles de colesterol, tensión arterial y azúcar en sangre.

Como cada vez hay más pruebas de que la gota está asociada a las enfermedades cardiovasculares, es muy importante vigilar los factores de riesgo asociados: colesterol, tensión arterial y niveles de azúcar en sangre. Además, deje de fumar.

5. Evitar los alimentos ricos en purinas

Si corre el riesgo de padecer gota o sus niveles de ácido úrico ya son elevados, debe excluir o reducir el consumo de vísceras (riñones, mollejas, etc.) y carnes rojas y de caza. Algunos tipos de marisco y pescado azul (anchoas, arenque, sardinas, mejillones, vieiras, trucha, eglefino, caballa y atún) tampoco son adecuados.

6. Pero no verduras

Los estudios demuestran que, aunque tienen un alto contenido en purinas, las verduras no aumentan el riesgo de padecer gota o ataques agudos recurrentes. Por eso, puedes incluir en tu dieta espárragos, espinacas, guisantes, coliflor y champiñones.2. Cambia las proteínas y los azúcares por la dieta mediterránea.

7. Cambia las proteínas y los azúcares por la dieta mediterránea

Para prevenir la hiperuricemia, es aconsejable moderar el consumo de carne y marisco ricos en proteínas, así como de azúcares refinados (pan blanco, pasteles, dulces, bebidas azucaradas como algunos refrescos...). En su lugar, intenta comer más fruta, verdura, cereales integrales, frutos secos y legumbres.

8. Vitamina C

Esto puede ayudar a reducir el nivel de ácido úrico en la sangre, por lo que si corre riesgo, debe comer cítricos ricos en este nutriente, como naranjas, kiwis y mandarinas. También puede consultar a su médico sobre la posibilidad de tomar suplementos diarios. Otros alimentos o sustancias asociados a un menor riesgo de ataques de gota son las cerezas, la cafeína -que siempre debe tomarse con moderación- y los productos lácteos desnatados.

9. Ten paciencia

La gota es una de las pocas enfermedades reumatológicas que pueden curarse. Aunque es un proceso que puede llevar años, si los niveles de ácido úrico se mantienen bajos el tiempo suficiente, los cristales tenderán a disolverse. Y sin cristales, no hay gota y la enfermedad está curada.

10. Siga fielmente el tratamiento prescrito por su médico

Si, como es muy frecuente en estos casos, necesita además un tratamiento farmacológico prescrito por el médico, no olvide tomarlo. Asuma la responsabilidad de entender para qué sirve cada medicamento y las situaciones en las que se toman en relación con su enfermedad, así como los posibles efectos secundarios y lo que debe hacer si tiene algún problema. Pregunte a su profesional sanitario si tiene alguna duda.

Habilitar los campos de subtítulos