Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Cuáles son los síntomas de la gota en el dedo gordo del pie?

¿Quieres saber cuáles son los síntomas de la gota en el pie? ¡Lee aquí!

La gota es una enfermedad que provoca períodos repentinos de dolor intenso, sensibilidad, enrojecimiento, temperatura elevada e hinchazón en algunas articulaciones. Suele afectar a una articulación cada vez, principalmente a la del dedo gordo del pie. También puede afectar a otras articulaciones como la rodilla, el talón, el pie, la mano, la muñeca y el codo. Raramente afecta a los hombros, las caderas y la columna vertebral. Si tiene gota en una articulación, no significa que se extienda a las demás.

En muchas ocasiones la articulación de la base del dedo gordo del pie es donde suele originarse el ataque de gota, como hemos visto, dando la sensación de que está ardiendo ya que la articulación afectada está caliente (como si estuviera en llamas), hinchada y tan sensible que ni siquiera el peso de las sábanas o la manta puede soportar. Pero, ¿cuáles son los síntomas?

Los síntomas típicos son dolor intenso en las articulaciones del pie y los dedos, junto con enrojecimiento, hinchazón, dificultad para mover las articulaciones y, a veces, tofos (depósitos de cristales de ácido úrico en forma de nódulos firmes y amarillentos). Los síntomas suelen aparecer repentinamente y los ataques de gota suelen ser recurrentes.

Se presenta en forma de episodios repentinos (ataques) de dolor intenso e inflamación de una articulación y es una de las causas de la artritis aguda. El episodio agudo, sin tratamiento, dura varios días.

Estos episodios suelen ser recurrentes y pueden afectar a cualquier articulación en ataques sucesivos. La articulación más frecuentemente afectada es la primera metatarsofalángica del pie, pero también puede ocurrir en otras articulaciones de los pies, los tobillos y, más raramente, las rodillas o las muñecas.

Ocasionalmente, las bursas sinoviales o los tendones pueden inflamarse, dando lugar a bursitis o tenosinovitis, respectivamente. Si se deja que la enfermedad progrese, los ataques pueden no resolverse completamente, afectando a varias articulaciones al mismo tiempo y limitando gravemente la calidad de vida del paciente.

A veces, en fases avanzadas, aparecen acumulaciones palpables en forma de nódulos duros, llamados tofos. En ocasiones, los cristales de ácido úrico se depositan en los riñones, dando lugar a episodios de cólico nefrítico.

Los síntomas de la gota pueden ser intermitentes, aunque hay formas de controlarlos y también de prevenir las exacerbaciones. Como hemos dicho, lo más habitual es que se produzca por la noche y algunos de los principales síntomas son:

  • Dolor articular intenso en el dedo gordo del pie.
  • Molestias persistentes: Después de que el dolor interno desaparezca, pueden quedar algunas molestias articulares. Esto puede durar unos días o semanas, y también es probable que los ataques posteriores duren mucho más y afecten a otras articulaciones.
  • Enrojecimiento e hinchazón. Las articulaciones también se hinchan, se vuelven sensibles, calientes y rojas.
  • Incapacidad funcional y limitación del rango de movimiento. A medida que la gota o el ataque de gota avanza, es muy probable que el individuo no pueda mover las articulaciones con normalidad.
  • Cólico nefrítico.

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media 4 / 5. Recuento de votos: 5

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario