Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Qué puedo comer si tengo gota?

La gota es una forma de artritis que se caracteriza por un problema en el metabolismo de eliminación del ácido úrico. Los ataques de gota son episodios periódicos en los que el sistema inmunitario ataca las acumulaciones de ácido úrico en las articulaciones. Las articulaciones más afectadas son las de los dedos de los pies, los tobillos y las rodillas.

El desarrollo de la gota es multifactorial. La genética, el exceso de peso, ciertos medicamentos (por ejemplo, los diuréticos), la disminución de la función renal y los malos hábitos de vida son factores que pueden favorecer el desarrollo de esta enfermedad.

La gota suele estar asociada a otras enfermedades relacionadas (comorbilidades) como la diabetes, la obesidad, la dislipidemia, la hipertensión y la hipertrigliceridemia. Por lo tanto, el tratamiento nutricional de la gota debe incluir la gestión de estas otras enfermedades.

Hace siglos, la gota era conocida como la enfermedad de los reyes. No es de extrañar, porque pocos podían disfrutar como ellos de festines y banquetes llenos de alimentos ricos en grasas y purinas. Y la dieta tiene una enorme influencia en la elevación de los niveles de ácido úrico, que es lo que provoca los ataques de gota.

Coma alimentos con bajo contenido de purinas. Por ejemplo:

  • Productos lácteos
  • Verduras: zanahorias, lechuga, puerros, calabacines,...
  • Frutas: limón, naranja, cereza, pomelo, piña, fresas....
  • Cereales: trigo, arroz, avena,...
  • Almidones: patatas, tapioca,...

Las legumbres (judías, soja, garbanzos, guisantes, ...) también se pueden consumir, pero con moderación, ya que tienen un contenido intermedio de purinas.

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media 4.1 / 5. Recuento de votos: 13

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario