Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Qué hay que saber sobre la gota?

La gota fue identificada por primera vez por los egipcios hace más de 4.000 años. Hipócrates, el médico griego y "padre de la medicina", escribió sobre ella. Hipócrates también señaló la relación entre la gota y el consumo de alcohol y de alimentos y bebidas de alta calidad. Hoy en día se sabe que la gota es una enfermedad común. Antes se consideraba una enfermedad de los ricos, y se la llamaba "la enfermedad de los reyes". La gota puede ser causada por la comida y la bebida, pero hay otros factores de riesgo como los genes.

Condición de la gota

La gota es una de las formas más comunes de artritis. Según el Colegio Americano de Reumatología, afecta a 3 millones de estadounidenses. La gota puede estar causada por niveles elevados de ácido úrico en la sangre. El ácido úrico es un subproducto de la descomposición por parte del organismo de unas sustancias llamadas purinas. Las purinas se encuentran en el cuerpo de forma natural y en altas cantidades en ciertos alimentos. Las purinas se descomponen en ácido úrico, que se transporta por el torrente sanguíneo hasta los riñones. A continuación, la orina lo elimina del organismo. Algunas personas tienen niveles elevados de ácido úrico.

Esto se conoce como hiperuricemia. Puede deberse a un exceso de purinas en el organismo o a una dieta rica en purinas. Más a menudo se debe a la incapacidad de los riñones para eliminar suficientes ácidos úricos de la sangre. A veces puede ser una combinación de ambas cosas. La hiperuricemia también puede ser causada por el ácido úrico de la sangre.

Cristales

Estos cristales pueden formarse en forma de cristales afilados como agujas en las articulaciones y causar inflamación. Esto se llama gota. La gota suele seguir un patrón de "ataques" que van seguidos de periodos sin síntomas o con pocos. Los ataques de gota suelen ser repentinos y a menudo se producen por la noche. Provocan un intenso dolor e inflamación en la articulación o articulaciones. El dolor suele durar entre 5 y 10 días antes de remitir. Es posible que no experimente otro ataque durante varias décadas si no recibe tratamiento.

Los ataques de gota que se repiten serán más frecuentes y durarán más tiempo después de varios episodios. Los ataques de gota son más frecuentes en la articulación del dedo gordo del pie. Sin embargo, otras articulaciones, como el tobillo, la rodilla, el codo, el pie y las manos, también pueden verse afectadas. La gota no sólo puede afectar a las articulaciones. Los cristales pueden acumularse en el tracto urinario, y pueden producirse cálculos renales.

Dolores articulares

La gota puede diagnosticarse con gran precisión utilizando una aguja para recoger líquido de las articulaciones afectadas y luego examinar el líquido bajo el microscopio en busca de cristales de ácido úrico. Si no se dispone de esta prueba, el médico se fijará en los síntomas, como la hiperuricemia (los análisis de sangre pueden confirmarlo) o el dolor repentino e intenso en la articulación del dedo gordo. La gota puede causar un bulto de ácidos úricos llamado tofo. Este bulto suele estar asociado a la gota avanzada.

La gota es más común entre los hombres de 40 a 60 años, pero será más frecuente en las mujeres después de la menopausia. Los ataques de gota pueden desencadenarse por un aumento del ácido úrico en sangre. Las purinas son una de las principales causas. Las purinas se encuentran en los mariscos como las anchoas, las sardinas, los arenques y el arenque. Las carnes rojas y las vísceras como el hígado, el riñón, las mollejas y las carnes rojas también tienen un alto contenido en purinas.

¿Sabías que?

Todo el alcohol hace que los riñones no produzcan tantos ácidos úricos, lo que eleva los niveles de orina en sangre. Sin embargo, la cerveza, que también tiene este efecto, es rica en purinas. La dieta puede influir en la gota y otros ataques. Las personas que consumen altos niveles de purinas no padecen gota. Otras pueden comer estos alimentos y aun así padecer gota. La presión arterial alta, la diabetes de tipo 2, el colesterol alto y la hipercolesterolemia aumentan el riesgo de padecer gota. Sin embargo, no está claro por qué. La artritis reumatoide y otras formas de artritis no tienen el mismo efecto.

Los pacientes que padecen gota deben buscar un tratamiento para reducir los niveles de ácidos úricos en sangre. Al bajar los niveles de ácido úrico, se reabsorben los cristales úricos de las articulaciones y los tofos del cuerpo. Esto puede hacer que los síntomas de la gota sean menos graves o desaparezcan por completo. La gota puede ser un problema grave en las articulaciones si no se trata. Después de unos cuantos episodios de ataques intermitentes, la gota puede convertirse en una enfermedad crónica, causando dolor y daños en la estructura de las articulaciones. La gota también puede causar daños en los riñones.

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media 4.5 / 5. Recuento de votos: 13

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario