Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Qué verduras no debo comer si tengo gota?

La gota o artritis gotosa es una enfermedad que surge de un trastorno en el metabolismo de las purinas, en el que se acumulan niveles anormalmente altos de ácido úrico en la sangre, formando cristales de urato que destruyen los tejidos articulares causando artritis. Estos cristales suelen acumularse en regiones como el halo de los dedos, los tobillos, el talón y las rodillas, provocando dolor e inflamación.

La gota es una de esas enfermedades que, en la mayoría de los casos, está relacionada con la dieta. Se produce cuando el ácido úrico no se elimina correctamente a través de la orina y permanece en el torrente sanguíneo formando cristales en las articulaciones que provocan inflamación y mucho dolor.

Durante mucho tiempo se ha considerado una enfermedad de reyes o de ricos, ya que en la antigüedad eran los reyes y los papas quienes más la padecían. Esto era así, no por casualidad, sino porque su aparición está relacionada con el consumo excesivo de alimentos como el marisco o las carnes rojas que sólo podían permitirse los miembros de las clases altas, como la nobleza o el clero.

Pero no sólo las carnes, las bebidas alcohólicas o el marisco desencadenan la gota. También hay verduras que deben evitar las personas que padecen esta dolencia, incluso cuando no se está manifestando para evitar que aumente.

Las verduras que debes evitar si tienes gota son:

  • Setas
  • Espinacas
  • Col
  • Coliflor
  • Acelga
  • Espárragos
  • Ruibarbo
  • Acedera

Todos ellos son vegetales que deben evitarse si se padece gota porque son alimentos ricos en sustancias que el organismo descompone en ácido úrico.

En cambio, hay verduras que ayudan a bajar el ácido úrico, como: las alcachofas (son uno de los alimentos estrella para bajar el ácido úrico, incluso es beneficioso tomar el caldo de su cocción como infusión), las cebollas, las calabazas, el apio (tanto la propia verdura como el caldo resultante de la cocción), las zanahorias.

Así, la dieta para la gota se basa principalmente en la reducción de la ingesta de alimentos ricos en purinas y debe incluir alimentos con propiedades antiinflamatorias para reducir el dolor y aliviar la inflamación de las articulaciones, y diuréticos para eliminar el exceso de ácido úrico a través de la orina.

Por este motivo, es importante acudir a un nutricionista para que realice una evaluación personalizada y desarrolle un plan nutricional adaptado a las necesidades de la persona.

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media 4.1 / 5. Recuento de votos: 7

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario