Ir al contenido Ir a la barra lateral Saltar al pie de página

¿Síntomas de la gota?

Conozca todos los síntomas de la gota en este artículo.

La gota se refiere a la inflamación de las articulaciones causada por los depósitos de cristales de ácido úrico. Esta sustancia procede de la descomposición de los alimentos, especialmente los de origen animal. Los riñones suelen eliminar el ácido úrico. Los riñones suelen eliminar el exceso de ácido úrico de la sangre. Sin embargo, si hay demasiado ácido úrico en la sangre, puede acumularse en las articulaciones y provocar una inflamación. Esto se denomina ataque de gota. Esta es una condición más común en los hombres. Es poco frecuente en las mujeres y sólo se produce después de la menopausia.

Los enfermos de gota suelen despertarse por dolores repentinos en los dedos gordos de los pies en mitad de las noches. El dolor nocturno podría estar causado por la acumulación de líquido en las articulaciones durante el día. Este líquido sale de la articulación más rápido que los ácidos úricos cuando la persona se acuesta. Esto aumenta la concentración del ácido y lo hace más susceptible a la formación de cristales.

Suele ser insoportable y empeora con la movilización y la palpación. El dolor es intenso y la articulación se pone roja, caliente e hinchada. El dolor suele remitir en pocos días. Picazón y descamación en los dedos de los pies. Es posible que el ataque se repita meses o incluso años después. También puede experimentar dolor en el dedo, el codo o la rodilla.

A veces, otros síntomas de crisis son:

  • Fiebre
  • Aumento de la frecuencia cardíaca (taquicardia)
  • Malestar general
  • Escalofríos (no su frecuencia)

El primer ataque suele afectar a una articulación y puede durar unos días o una semana.

Los síntomas desaparecerán gradualmente. Los síntomas desaparecen y la articulación vuelve a funcionar con normalidad. Los ataques no tratados pueden volverse más graves y frecuentes, además de afectar a múltiples articulaciones. Un ataque que no se trata puede dar lugar a ataques posteriores que duran hasta tres semanas. Si la fiebre supera los 38,3 grados centígrados, junto con síntomas como escalofríos, debilidad, vómitos y erupción cutánea, debe informarse al médico. Esto es especialmente importante si la persona nunca ha experimentado un ataque o ha tenido ataques anteriores.

La gota crónica es una enfermedad en la que los niveles de ácidos úricos en la sangre se mantienen elevados.
La gota puede volverse crónica tras repetidos ataques. También puede provocar deformaciones articulares.

El daño que los cristales de ácido úrico producen en las articulaciones y los tendones con el paso del tiempo reducirá el movimiento de las articulaciones.

Remedios caseros para la gota

¿Cuáles son los primeros signos de tener gota?

Los signos de advertencia de un ataque de gota son posibles. Se caracterizan por un dolor moderado de una articulación con hormigueo, molestias y una limitación de la movilidad. El interés del reconocimiento de esta fase por parte del paciente es permitirle iniciar precozmente el tratamiento antiinflamatorio del ataque de gota.Los ataques de gota también pueden cesar por sí mismos sin tratamiento. Todo volverá a la normalidad sin secuelas... hasta el próximo ataque. Los enfermos de gota experimentarán algunos ataques a lo largo de los años. Serán más frecuentes de lo habitual y se irán acercando en los próximos dos años. Esto es gota aguda.Lea más: ¿Cuáles son los primeros signos de tener gota?

¿Cómo puedo saber si tengo gota?

Los ataques de gota (especialmente los primeros) parecen aparecer de repente y van acompañados de enrojecimiento, dolor e hinchazón en la articulación afectada, generalmente el dedo gordo del pie. Sin embargo, en realidad, el ácido úrico se ha ido acumulando durante algún tiempo. Los ataques suelen desencadenarse por un aumento repentino de los niveles de ácido úrico, que puede estar causado por una comida rica en proteínas, una noche de mucho alcohol (especialmente si se ha bebido cerveza) o un periodo de deshidratación. Los síntomas suelen aparecer por la noche y se agravan en las siguientes 8 a 12 horas. Aunque el primer ataque suele producirse en la base del dedo gordo del pie, la gota también puede atacar la rodilla, el talón, el tobillo o el pie. El dolor asociado a la gota es persistente e intenso, y la inflamación no siempre se limita a la articulación inicialmente afectada.Lea más: ¿Cómo puedo saber si tengo gota?

¿Dónde empieza la gota?

Por lo general, una articulación se ve afectada, especialmente en los ataques iniciales. Más adelante, pueden verse afectadas varias articulaciones, incluidos los tendones (tendinitis gotosa), o las ráfagas periarticulares (bursitis gotosa).La zona más común que se ve afectada en primer lugar es el dedo gordo del pie. Está roja y caliente. Dolor pulsátil. Puede durar unos días o semanas. El primer ataque suele ser más corto y menos intenso que los siguientes.Lea más: ¿Dónde empieza la gota?

¿Dónde le duele la gota?

Su localización es generalmente el dedo gordo del pie, pero también puede afectar a la rodilla, la mano o la cadera. Comienza de forma gradual y evoluciona progresivamente hasta hacerse insoportable (el paciente ya no puede soportar sus sábanas). Un ataque puede durar de un día a varias semanas.Lea más: ¿Dónde le duele la gota?

¿Qué tan útil fue este post?

Haga clic en una estrella para calificarla.

Valoración media / 5. Recuento de votos:

¡No hay votos hasta ahora! Sé el primero en valorar este post.

Deja un comentario